soma s trade kft soma pills shokugeki no soma chapter 57 discussion

soma buy Downey buy soma online without prescription discoteca vincci soma

can u take ambien with nyquil ambien sleep ambien night before c section

common use of tramadol tramadol 50mg pregabalin with tramadol

taking valium and zoloft buy valium online antagoniste valium

soma devlet madenine işçi alımı 2013 sonuçları soma carisoprodol shokugeki no soma manga 28

which is better for sleep xanax or valium buy valium online how to know if you are addicted to valium

order zolpidem Wisconsin buy ambien side effects of valium and ambien

phentermine water loss phentermine 37.5mg phentermine 37.5 constipation

klonopin round green order klonopin online klonopin alcohol adderall

Niños escriben versos a Gabriela Mistral



Niños escriben versos a Gabriela Mistral

“Nuestra poetisa bella/ del cielo alcanzó una estrella” es uno de los versos que niñas y niños chilenos escribieron a Gabriela Mistral.

   Un maestro tuvo la idea de pedir a alumnos y alumnas de diversos niveles que escribieran inspirándose en la gran poeta y educadora, con la excusa del 70mo. aniversario del otorgamiento del Premio Nobel a Gabriela, nacida en Vicuña, Región de Coquimbo, en 1889, con el nombre de Lucila Godoy Alcalaya, y fallecida en Nueva York, en 1957.

   Maestra rural en su juventud, Gabriela Mistral afrontó problemas y resistencias para avanzar en su formación, por publicar artículos con ideas que eran rechazadas por las autoridades de entonces, entre ellas las referidas a la igualdad de géneros, un reclamo infrecuente a comienzos del siglo XX.

   En poesía se consolidó a partir de 1913, cuando desde París el poeta Rubén Darío respondió a una carta suya y le anunció que publicaría sus versos en una revista que dirigía.

   En cuanto a su labor docente, cuando en 1918 fue nombrada directora de un liceo de niñas en la ciudad austral de Punta Arenas, tomó medidas innovadoras y progresistas, como la habilitación de la escuela en horario nocturno, para las adultas.

   De allí en adelante, los requerimientos en su condición de poeta se fueron entremezclando con su labor docente, hasta llegar al punto de ser requerida en México para colaborar en la ampliación y mejoramiento del sistema educativo.

   En fin, el aniversario del otorgamiento del Premio Nobel motivó al maestro Eledín Perraguez a lanzar la convocatoria “Un verso para Lucila”. Recibió la ayuda entusiasta de muchos colegas, dividió el llamado en franjas de edad y consiguió el apoyo de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Central y del Instituto Chileno Sueco de Cultura.

Así se llegó a la edición de un libro con los poemas seleccionados. Allí figura la niña Daniela, quien encuentra en Gabriela “ternura, dulzura/ y mirada graciosa”, en tanto Sigrid expresa un deseo: “Tu manera de ver la vida es bella, espero que nos quede algo de ella”.

   Luis Rojas, director de la Escuela de Pedagogía General Básica de la Universidad, declaró que “esta obra es el reflejo de la capacidad, a veces ignorada y/o postergada por el sistema escolar, que tienen los niños al plasmar en un sencillo verso sus emociones, sus alegrías, sus miedos, sus esperanzas y sus experiencias a través de la palabra escrita”.

   Un informe completo está disponible en este enlace

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

'